Vida y muerte




Audiolecturas se complace hoy en traeros un poema de Asunción Caballero (Mascab). Un poema extraído de su poemario Pronombres editado por Lastura.


Es un poema para una causa, la lucha contra el cáncer. Un poema que nos muestra la fortaleza y la dignidad femenina ante los avatares de la vida. Un poema que lleva por título...

 Vida y Muerte

Has llegado a donde estás
sin rendirte a la vida
que te forjó con dureza,
sin tallarte en mármol.

A veces
cubrió tu pelo con manta de escarcha
y reventó las ruinas de tus huesos.
Tú supiste asfaltar los escombros
para seguir de pie, aun con fisuras.

Has zurcido mil veces tus desgarros
y aquí sigues, subida a tus tacones rojos,
para mirar a la muerte de frente
y ver derretirse el hielo de su hoz.
Mientras, te pones el sombrero blanco
y sonríes de nuevo a la vida.

El espejo refleja a la mujer que te ha nacido
–tú sabías que la llevabas dentro–
preparada para luchar a muerte
y dejar la partida en tablas.



Enseres personales




Audiolecturas se complace en traeros hoy un excelente poema de 

Enseres personales

Guardo en un hatillo unas cuantas pertenencias
de un pasado que me dio su palabra
de no envejecer nunca.

Una horquilla para el pelo
un diario de  poemas
un pintalabios gastado
con el que besé la primera boca

unas cuantas palabras sinsentido
que jugaban a dar sentido a la vida,
un vale de descuento
que nunca sirvió para descontar desgracias                              

dos entradas de cine
del que solo recuerdo la última fila,
un trozo de corbata
y un patuco de recién nacido.

También guardo un manojo de llaves
que ya no abren ninguna puerta
y un pasaporte caducado
del último viaje a ninguna parte
urgente de renovar.







Te propongo


Audiolecturas se complace en traeros hoy un poema de Joaquín Lourido titulado...


Te propongo


Algunas veces me roza la nada
y quedo así...
como vacío de palabras
Por eso, te propongo:
Clausuremos nuestros labios
hablemos con los ojos
y nos pasemos las imágenes
que con los labios ignoramos.

Pero
la nada besa mis ojos
y las imágenes se suicidan
van cayendo apiladas al abismo,
aceptando su muerte consumada
desde cuando los hombres
éramos botones... de esa flor marchita
y quedo como mirando, orbitando;
los puntos cardinales de lo mismo.

Paredes blancas
cuyos golpes no hacen daño y una rata
zarpea desde dentro las entrañas.
Propongo que nos cosamos
los párpados hasta la pupila,
y nos hablemos
con el oído hasta el tímpano
sin palabras, siguiendo el rastro
en murmullos inefables
que gritan desde el polvo
sus silencios perforados.

Pero
la nada me abraza al vacío
hasta las alas más pesadas
y caen hasta el suelo los sonidos,
volviendo al lodo...
que no hay peor verdad
que la gente que troquela todo;
nadie atiende y muere en el parto.

Propongo,  entonces
que enterremos los oídos
a varios metros bajo el polvo
y sigamos en un sólo latido,
presos del ser amado
primoroso y único.



Sentí desfallecer




Un excelente poema de Felipe Tajafuerte que refleja de forma clara como resurge la esperanza de la incertidumbre más profunda. Poema que lleva por título:


Sentí desfallecer

Sentí desfallecer.
Vi emerger un sórdido leviatán
de la profundidad de los miedos,
aflorar el desaliento con giros de amargura
y semblante de crisantemo.
Percibí la desazón arañando mis mañanas
y el desasosiego hurgando el destello de mis noches.
Un escalofrío de incertidumbres
anegó mis horas una a una.
Tenía los oídos ciegos a la confianza.
Los ojos cuajados de infortunio.
Mas, un apagado resplandor
-fanal en la oscuridad-
sembró la flor dúctil de la esperanza
precursora del optimismo.
Sin embargo, a pesar de ello, todavía...
                                           sentí desfallecer.